La angustia en la infancia marca la salud

Tendemos a pensar que una vez que llegamos a la vida adulta dejamos atrás la infancia y que lo que hemos vivido en la infancia ya no nos afecta nunca más. Todo lo que tenemos que hacer es ver el lado positivo de las cosas y si hay algo que moleste ocultarlo debajo de la alfombra, mientras no se vean, los problemas no existen. Sin embargo, la ciencia nos demuestra una y otra vez que esto no es cierto y que hay acontecimientos que pasan y sus efectos van más allá de la infancia y de las intenciones de los padres y cuidadores.

Cuando somos pequeños somos vulnerables. Un niño/as, un joven no puede afrontar acontecimientos estresantes que por muy diversos motivos pueden surgir  en el seno de las familias y que el niño en ningún momento puede controlar y se siente indefenso ante la adversidad y sobre todo no puede reaccionar y escapar de los acontecimientos estresantes. De forma que tiene que reprimir estos hechos. De esta manera un niña/as pequeño estaría en una situación similar a los famosos estudios de Martin Seligman y compañeros sobre indefensión aprendida en experimentos con grupos de ratas a las que se inoculaba células cancerígenas y les daba una pequeña descarga eléctrica. Uno de los grupos se les enseñaba a apretar una palanca para evitar la descarga. Ese grupo sufrió menos incidencia de cáncer que el grupo que no podía evitar las descargas eléctricas.

El periódico digital El Mundo publica hoy un artículo con este mismo título la angustia en la infancia marca la salud. El 29/09/2015 http://www.elmundo.es/salud/2015/09/29/56097ea9268e3e4b6c8b4597.html

Este estudio apoya la creciente evidencia de que el sufrimiento psicológico contribuye a tener un mayor riesgo cardiovascular y de enfermedad metabólica, y que puede iniciarse relativamente pronto en la vida“. Así de claro se muestra Ashely Winning, del departamento de Ciencias Sociales y de la Conducta de la Facultad de Salud Pública de Harvard y principal autor del estudio, cuyos datos publica la revista Journal of the American College of Cardiology (JACC).

Las necesidades insatisfechas de la infancia causan una herida cuyos efectos van más allá de la infancia. El niño/as las tiene que reprimir porque no las puede afrontar, pero permanecen atrapadas en el organismo influyendo en la vida del adulto, afectando todas las áreas de la vida desde la vida amorosa, laboral, familiar y su estado general de salud y van acompañados generalmente en la vida adulta con de depresión y ansiedad.

Los acontecimientos estresantes que suceden en la vida adulta son un eco, una resonancia de lo sucedido en la infancia.

Por tanto, cada vez son mayores la evidencia científica de que el sufrimiento psicológico que puede iniciarse pronto en la infancia puede causar un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y metabólica. Con lo cual el sistema inmunológico no se desarrolla lo suficientemente, bien dejando a la persona más vulnerable a enfermedades catastróficas. Corazón, cáncer, diabetes, alzaihmer, colesterol alto, fibromialgia, artritis, depresión, ansiedad, drogadicción, divorcio, psicosis, psicopatologías, etc.

La terapia de las emociones profundas en el Centro de Psicología Integral, ayuda a revertir este proceso de alteración psicobiológica y metabólica re- experimentando las emociones dolorosas de la infancia, integrándolas y aprendiendo de ellas.

¿De quién es la responsabilidad de la salud? ¿De las autoridades púbicas? Yo diría que en la salud las personas tienen mucha responsabilidad y por un precio razonable deben saber que el cerebro emocional tiene la capacidad innata de curación y el proceso el Instituto de Psicología Integral provee las condiciones para que esta curación tenga lugar.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

HOY MISMO TE PUEDES SENTIR MEJOR

Llámame para recibir tu consulta telefónica gratuita

I speak English