TDAH: ¿trastorno por déficit de atención o trastorno por déficit de cariño?

El TDAH se caracteriza por falta de atención e impulsividad, eventualmente asociada con hiperactividad. Esas características son consideradas normales en la mayoría de los niños/as, pero en el caso de los que padecen dicho trastorno interfieren en el proceso de aprendizaje y en sus relaciones sociales: los principales síntomas y rasgos de carácter de estas personas son: Impulsividad, mucha dificultad para centrar su atención, hiperactividad, baja autoestima, dificultades de aprendizaje y de poder escuchar, para esperar, y de fijar metas a largo plazo, necesidad de hablar constantemente. Suelen actuar sin pensar y pierden el temperamento fácilmente, tener mala memoria y en general bajo rendimiento escolar. En la mayoría de las escalas la niña/o tiene que estar sufriendo la mayoría de estos síntomas por un período mínimo de seis meses.

No se nos debe olvidar que hay también adultos que padecen este trastorno. Según el doctor Janov ,quien ha tratado exitosamente muchos pacientes con TDAH, en su artículo More on Attention Deficit Disorder (Más sobre el Trastorno por Déficit de Atención) de diciembre de 2010 en su web: www.arthurjanov.com. Según A. Janov para los expertos un criterio diagnóstico es fundamental, porque una vez que se sabe y se es consciente, según ellos, uno está ya a mitad de camino de resolver el problema, porque ya uno  sabe lo que debe hacer; que incluye: hacer planes para el futuro, hacer que el entorno le funcione, encontrar una pareja tranquila y un trabajo que se adapte a uno, hacer un esfuerzo por no perder la paciencia y, sobre todo, afirman que esta terapia es exitosa.

Una vez que tenga uno éxito lo demás viene a continuación, se puede ir construyendo. La persona tendrá una autoestima más alta y no será un fracasado. Janov continúa diciendo que los doctores nos sugieren que no hagamos muchas tareas a la vez, que vayamos haciendo jogging (corriendo) al trabajo para bajar la tensión, trabajar en un ambiente tranquilo, evitar los restaurantes y ambientes donde haya mucha gente, no tomar muchos riesgos. Es decir, una serie de conductas y pautas de conductas a seguir. Pero después de todas estas advertencias conductuales y en medio de un lenguaje exotérico como DA, DAH, TDA, TDAH, TDAS, nadie se pregunta. “¿pero de dónde viene todo esto? ¿” Cuáles son las causas” ?, Parece ser que es genético, algún fallo, debilidad biológica, dicen algunas personas. Hoy ya no se habla simplemente de genética, sino de epigenética, que es lo que les sucede a los genes cuando entran en contacto con el medio ambiente. Hay periodos críticos en la vida de las personas como son el embarazo, el parto, los primeros días, meses y años que se pueden convertir en una pesadilla para el bebé y el niño/as pequeños.

Si algo va mal en estos primeros momentos críticos, el organismo se defiende y lo percibe como una amenaza para su existencia, se queda grabado y si es severo simplemente el neo córtex no puede procesar la información que le llega de los centros cerebrales más antiguos y sin embargo esta información que llega al neo córtex es fundamental para la supervivencia, porque estas memorias le están diciendo al paciente que está y ha estado en juego su supervivencia, es un estado de ansiedad, ligado a unas experiencias traumáticas que han dejado su huella en el organismo. Normalmente en estos casos, como en muchos es la combinación de una serie de circunstancias desfavorables lo que marca la diferencia. En este sentido apareció el siguiente artículo en The Journal of Primal Therapy: ADD: ¿ATTENTION-DEFICIT DISORDER OR ATTAACHMENT- DEFICIT DISORDER? TDAH: ¿TRASTORNO POR DEFICIT DE ATENCIÓN O TRASTORNO POR DEFICIT DE APEGO? Agosto de 1988.Según este artículo desde 1950 los médicos han tratado a los que sufren de trastorno de atención por hiperactividad con ritalín un medicamente psicoestimulante.

Este medicamento ha causado muchas controversias a favor y en contra entre los expertos en el tema. El psiquiatra Peter S. Jensen de Centro Médico Eisenhower en Fort Gordon, duda de quién se beneficia realmente de este tratamiento e insiste en que los investigadores se fijen en la influencia que la familia del niño/a tiene en el desarrollo y persistencia del TDAH. En los estudios de Jensen, los padres de niños/as con TDAH informaron de unos niveles elevados de depresión, así como de ansiedad y que experimentaban algunos acontecimientos más estresantes tales como problemas matrimoniales, divorcio y hospitalización en el año previo. En muchos casos parece que algo ha ido mal en el proceso de vinculación que debería tener lugar al principio en la vida entre los padres y el niño/a.

Por ejemplo, dos tercios de los padres en el estudio dirigido por Robert E. Shevette dijeron que el niño no había sido planificado. Aproximadamente la mitad de ellos informaron que habían amenazado con dar el niño en adopción. Shevette unió esto con dos estadísticas: 90 por ciento de los niños diagnosticados con TDAH habían nacido el segundo o el tercero en el orden de hermanos, y dos tercios de los niños habían sido hospitalizados en la infancia. Es horroroso leer que en su clínica Shevette descubrió que el 30 por ciento de los niños que se les había prescrito la medicación no deberían estar tomándola.

Desde luego las terapias que miran la enfermedad mental desde el exterior, es decir sólo la conducta y desprecian los sentimientos y las causas de la enfermedad, pueden reorganizar y aliviar los síntomas, pero la enfermedad seguirá ahí mientras no nos dirijamos a las causas. Tener TDAH es como ir montado en un tren y no poderse bajar en la estación adecuada, sino en la estación equivocada. La terapia consiste en retomar el camino de los sentimientos y volver a sentir los traumas reprimidos de la infancia, poco a poco esas amenazas al organismo se irán desactivando y nos podremos bajar en la estación de tren adecuada.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

HOY MISMO TE PUEDES SENTIR MEJOR

Llámame para recibir tu consulta telefónica gratuita

I speak English