¿Dogmáticos, sectarios e intransigentes genéticamente?

El cerebro no busca afanosamente la verdad, sino la supervivencia

Neurociencia. Psicología del pensamiento y de la conducta.

El tema de la verdad ha estado presente  y constante en el pensamiento y escritos de poetas, filósofos, hombres de ciencia. He aquí algunas citas de escritores famosos sobre el tema.

“Nadie puede apartarse de la verdad sin dañarse a sí mismo.” Lope de Vega

“Engullimos de un sorbo la mentira que nos adula y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga.” Denis Diderot. Escritor Francés.

“Y es que en este mundo traidor, no hay verdad ni mentira: todo es según el cristal con que se mira” Ramón de Campoamor. Escritor español

¿Estamos los españoles y los seres humanos en general predispuestos genéticamente al sectarismo y dogmatismo?

La respuesta es sí y no. Son muchas las maneras en que los seres humanos se pueden volver sectarios, dogmáticos e intransigentes. Pero tan importantes como las maneras es el por qué.

La naturaleza nos ha dado la capacidad de podernos adaptar al medio ambiente y ser firmes en nuestras creencias y convicciones, pero también flexibles y dispuestos al cambio si es necesario, cual juncos al viento que se doblan, pero no se caen.

Nuestras células tienen una sorprendente capacidad de adaptación. Una célula madre se puede no sólo reproducir, sino también transformarse en diferentes partes de un organismo si se le modifica su ambiente.  Las células cancerígenas no son sino manifestaciones anormales de adaptación al medio, dadas unas circunstancias adversas. Y una vez que se manifiestan de esa manera es difícil que vuelvan a su estado de normalidad.

De la misma manera nuestro cerebro tiene capacidad de adaptación, busca la supervivencia. Dadas unas circunstancias favorables el organismo humano es adaptable tiende a tener unas creencias constantes, pero también flexibles. Dadas unas circunstancias adversas, el organismo humano se pone a la defensiva y una vez que esto sucede es difícil deshacer esta tendencia, estas creencias, hábitos.

El cerebro y en general el organismo humano no busca la verdad necesariamente, busca la supervivencia. La verdad es una actitud, es una motivación, una búsqueda personal y opcional. Si bien es cierto que con el desarrollo de la ciencia es difícil mantener ciertas creencias en el ámbito de la salud, la economía, historia, psicología etc., no digamos en la ciencia.

Tras la estela de científicos como Newton, Einstein y Charles Darwin, es difícil sostener ciertas creencias. Quizá sea Darwin el personaje donde las contradicciones entre su fe cristiana y su pasión por la ciencia confluyeron.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

HOY MISMO TE PUEDES SENTIR MEJOR

Llámame para recibir tu consulta telefónica gratuita

I speak English