VIOLENCIA EN LAS AULAS – ACOSO ESCOLAR – BULLYNG

Terapia de familia . Pedagogía. Psicología Infantil.

¿Qué pensamos los adultos que  es más importante para un niño: ser obediente o tener confianza en sí mismo?. ¿Ser respetuoso o estar bien educado, tener curiosidad o tener buenos modales? Una sociedad donde los sentimientos son infravalorados, y se rige  por normas externas, creencias, ideologías.

Por eso es importante hacer terapia de familia y dar información para los padres. los padres deben entender las emociones y encesidades emocionales de sus hijos para que estén frustrados y la paguen con otros niños en colegios e Institutos

Vivimos en una sociedad donde los sentimientos son reprimidos sistemáti-mente  cuando se suprimen los sentimientos la gente  se debe regir por normas externas disciplina. En cambio los sentimientos producen disciplina desde el interior de la persona. Aunque se ha mejorado mucho en cuanto a los derechos humanos de niños y niñas .

Todavía queda mucho por andar y hay mucha ambigüedad en este tema. Si existen niños/as que maltratan a los demás niños/as significa  que los maltratadores/as han sido maltratados/as. Los niños/as no son malvados, si son crueles es porque han crecido en un contexto cruel. Así es que no es de extrañar que haya niños que peguen a otros en los colegios, que se produzca bullying

En los medios de comunicación con en éste en el diario el Mundo se recogen casos de violencia escolar . Existe una violencia en nuestra sociedad y los que más sufren son los niños/as , quienes reproducen en los más débiles sus frustraciones. Hay que ver la inmensa tolerancia de muchos padres/as madres, profesores/as, autoridades académicas, demás miembros consejos escolares, demás niños/as hacia esta violencia y casos de acoso escolar.

Los adultos no toleraríamos bajo ningún pretexto. Imaginen a un grupo de adultos pegándose en la calle en el trabajo, y nadie haciendo caso. Nos diríamos es cosa de adultos. Si nos pegaran, insultaran, amenazaran,  rápidamente iríamos y pondríamos una denuncia.

Sin embargo con los niños lo vemos de forma diferente: es cosa de niños que se peguen en el patio. “Si te pegan, tu le pegas” , hasta que el niño no se atreve a contárselo a alguien porque ese alguien no toma en consideración a los niños, pueden ser los padres quien no creen al niño , o los profesores que pueden decir :”algo habrás hecho tú, a lo mejor te lo tienes merecido, si se meten contigo será por algo”, indiferencia en profesores, autoridades educativas y público en general y padres /madres que muchas veces no actúan con contundencia para defender a sus hijos hasta que ya el daño es grande hay hasta niños que se suicidan.

Qué  esperamos de una sociedad que no se rige por sentimientos. Los sentimientos hacen que podamos sentir lo que hacemos mal con otras personas, animales y cosas.

Vivimos en una sociedad donde aparentar ser bueno es sinónimo de ser buena persona, preferimos  que los niños obedezcan a que sean seres sensibles,  que sean obedientes a que tengan confianza en si mismos. Unos adultos donde los sentimientos profundos son considerados como algo sospechoso, y si hay malos hábitos deben ser corregidos desde fuera hacia adentro sin tener en cuenta la verdadera personalidad del individuo, donde creer estar bien es sinónimo de estarlo.

La disciplina impuesta desde afuera bien de forma explícita o implícita enmascarada en no disciplina tiene funestas consecuencias. ¿Quién pierde? los más débiles Los niños y niñas.

Si tratáramos a nuestra pareja y le quitáramos la tele o le mandáramos a la habitación o le quitáramos el móvil:¿ qué diría?, Si le diéramos o le diéramos un tortazo:¿Qué pensaría de nosotros?. Protestaríamos. Seguimos diciendo que un tortazo a tiempo al niño le protegería de muchos males. No nos damos cuenta que los castigos generan resentimiento y aun así los niños/as perdonan a sus padres porque necesitan creer en ellos y amarlos por encima de todo.

Hay mucha ambigüedad  en el tema de la defensa de los niños y sus derechos humanos., por una parte defendemos los derechos de los niños, pero que no hay que ser extremistas. Decimos  que hay que  tratar a un niño con respeto, pero un tortazo a tiempo arregla muchos problemas.

En el tema de la educación de los niños en el extremo está la virtud.  Hay mucha ambigüedad.  No, pero  sí, pero. Jamás, aunque. No decimos hay que respetar los derechos humanos de los delincuentes , aunque a veces hay que darles…. Ponernos de parte de los niños , es ponernos de parte de los padres y no sólo como bien dice el pediatra español Carlos González en su libro Bésame Mucho, porque tratar a un niño con amor , respeto produce un adulto feliz, dichoso, respetuoso, sino simplemente porque los queremos.

Hemos avanzado mucho pero queda mucho aun por avanzar en la educación de los niños. Los niños/as tienen que tener más derechos por lo menos tantos como tiene un adulto. Y si a un adulto no se le pega y considera las agresiones como lo que son ,hagamos igual con los niños y no digamos de las peleas infantiles es cosa de niños.

Para finalizar tenemos una psicoterapia y escuelas psicológicas que insisten en cambio de conducta sin tener en cuenta la profundidad de la personalidad del individuo y de sus sentimientos. Aterrador.

Miguel A. Requejo. Psicólogo Sanitario. Instituto de Psicología Integral. Terapia de familia e información para los padres

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

HOY MISMO TE PUEDES SENTIR MEJOR

Llámame para recibir tu consulta telefónica gratuita

I speak English