Tres palabras que hacen feliz a una niña/o: Te quiero, Eres buena/o, Sigue así

San Agustín, “Dadme otras madres y os daré otro mundo”

Psicología Infanto-juvenil. Psicología del apego

Existe una creencia muy arraigada en nuestra sociedad de que si a un niño lo cogemos en brazos de pequeño, lo tratamos con respeto, de decimos te quiero eres guapa, o, eres bueno, a, lo vamos a estropear, a hacerlo arrogante, a hacerlo un tirano. Hay que enderezar el arbolito antes de que sea demasiado tarde, hay que romperle su autonomía desde el principio.

Estas creencias están muy arraigadas y provienen de unas ideas de una sociedad al estilo patriarcal y jerarquizado, donde el respeto se confundía con el miedo. Aunque nuestras sociedades han ido democratizándose, sin embargo existe ese miedo al cambio, sigue existiendo ese miedo a desafiar esa creencia, fruto de siglos, a tratar a los niños de otra manera, y sigue predominando a pesar de haber conseguido algunos avances de que la firmeza, la falta de afecto, un “cachete a tiempo” curte el ánimo y el carácter de los niños. Lo cual no quiere decir que se les ponga unos límites razonables.

Existe el miedo a la sobre protección, a que el niño se estropee si somos amables con el/ella

Ha estado prohibido literalmente decirle a un hijo lo listo/as, guapo, as, ay que bien que lo estás haciendo. Hay que ganarse el amor de un padre/madre lo mismo que se ganaba el jornal: la vida es dura y hay que enséñaselo a los niños/as desde el principio. Nada de tratarlos con dulzura, con cariño ni decirles qué listo eres, Eso los estropea, los hace débiles, es sobre protección. ¿Qué un niño se sienta bien, tenga su autoestima alta? Qué horror opina el psicólogo A. Janov. Eso creían nuestros antepasados y todavía sigue creyendo mucha gente. Hay que curtir el carácter. La letra con sangre entra. Así en la escuela hay que estar cinco horas sentados sin hablar, haciendo deberes sin parar. Fuera de la escuela más de lo mismo.

Según la psicóloga Olga Carmona no es sobre protección, escuchar, abrazar, contener (escuchar su enfado o frustración en vez de comprarles algún regalito) comprender y respetar a los niños/as. Ayudarles a encontrar su camino, cuidarlos y protegerlos para aquello para lo que aún no tienen recursos, tener en brazos a un bebé todo el tiempo que se pueda, ni amamantarlo tanto como la madre y la niña/os acuerden porque ese vínculo les dará fuerza de por vida.

No hay una forma más destructiva de maltrato que la falta de amor hacia un niño por parte de sus padres, especialmente por parte de la madre.

Hay mucha gente que dice que recibió castigos corporales y maltrato físico y/o emocional pero que eso no le afecto en su vida. El maltrato siempre deja huellas, el que una persona que lo haya sido lo niegue es un mecanismo de defensa, o la persona no es consciente de ello. Negar que una persona tenga cáncer no hará que el cáncer desaparezca, sino que impedirá que sea tratada.

Los problemas de la infancia empiezan a aflorar en la adolescencia, es lo que algunos llaman el adolescente tirano.

La historia de la infancia es un horror de la cual estamos despertando. Cierto que se está mejorando mucho, pero aún queda mucho camino por recorrer. HISTORIA DE LA INFANCIA. Lloyd de Mouse. Alianza Editorial  1994.

Ser padres/madres es una asignatura que debería ser implantada en los planes de estudio de bachillerato y FP y que fuera tan importante como las matemáticas y la lengua.

1 comentario en “Tres palabras que hacen feliz a una niña/o: Te quiero, Eres buena/o, Sigue así

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

HOY MISMO TE PUEDES SENTIR MEJOR

Llámame para recibir tu consulta telefónica gratuita

I speak English