EL DOLOR EN LA INFANCIA Y EL CRÓNICO: FIBROMIALGIA, FATIGA CRÓNICA.

Científicos de la Universidad de Michigan descubren esta relación

Psicología del dolor. Sevilla

Cada vez hay más evidencia que relaciona el sufrimiento en la infancia y adolescencia con el dolor crónico y otras alteraciones en la vida adulta

Cuando nuestras necesidades infantiles no son satisfechas, nuestro organismo reprime estas necesidades y el dolor causado por ellas y sigue adelante.

Sin embargo, esta represión no es inocua y deja sus huellas tanto a nivel celular afectando particularmente el funcionamiento de ciertas neuronas y circuitos cerebrales que pasan a funcionar y procesar la información de forma diferente y hacen que este suceso perdure hasta la vida adulta.

Al contrario de lo que nuestra sociedad piensa que lo que sucede en la infancia pasa al pasar el niño la vida adulta, la ciencia demuestra una y otra vez que esto no es así.

La demostración entre el sufrimiento de la infancia y el dolor crónico de la fibromialgia ha sido realizada por investigadores de la Universidad de Michigan.

Descubrieron que uno de cada seis pacientes adultos con dolor habían tenido dolor cuando eran niños y adolescentes y que su dolor estaba extendido y era neuropático (resulta de un daño o enfermedad y afecta el sistema somatosensorial) con comorbilidades psicológicas y disminución de ciertas funciones. Además de una mayor ansiedad.

Estos enfermos cumplían con el criterio diagnóstico clínico de fibromialgia. (Ver  artículo publicado en la revista Sciendaily  American Pain Society)

Quizá uno de los descubrimientos más importantes de nuestro siglo es que ciertos sucesos de la infancia alteran el equilibrio metabólico de la infancia y disminuyen la capacidad del sistema inmunitario del organismo para defenderse ante el ataque de enemigos como células cancerígenas y todo tipo de enfermedades que pueden llegar a ser mortales. Cáncer, diabetes, depresión, ansiedad, etc.

Muchas enfermedades que se pensaba que no tenía que ver nada con la psicología, tienen un origen psicológico o psicosomático.

Quizá sea una manera que tenga el organismo de recordarnos de que eso que pasó, está ahí pero no está resuelto. Que hagamos caso. Nuestra biología es nuestra verdad. Los sucesos desfavorables pueden alterar nuestra biología.

Solamente reviviendo y sintiendo esos sucesos traumáticos puede el organismo recuperarse y lograr el equilibrio homeostático.

Es posible disminuir  el sufrimiento mental aliviando la depresión y la ansiedad ,mejorando con ello la salud tanto psico-emocional como física aliviando síntomas tales como la fibromialgia, fatiga y dolor crónicos . Mente y cuerpo forman una unidad dinámica

Si tienes preguntas puedes ponerte en contacto cponmigo en el 601 20 83 68 o contactarme

1 comentario en “EL DOLOR EN LA INFANCIA Y EL CRÓNICO: FIBROMIALGIA, FATIGA CRÓNICA.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

HOY MISMO TE PUEDES SENTIR MEJOR

Llámame para recibir tu consulta telefónica gratuita

I speak English