LA MENTE OBSESIVA

Muchas veces nos liamos a darle vueltas a la cabeza, unos más y otros menos, por cosas aparentemente triviales.

Problemas económicos

Enfermedades

Peligros

Etc.

Mientras más vueltas le damos a la cabeza, más nos mareamos, más nos obsesionamos.

Trastorno obsesivo compulsivo TOC

 

Significa tener pensamientos, obsesiones comportamientos compulsivos  repetitivos, no deseados que causan ansiedad, preocupación y tristeza

Es preciso señalar que para poder dejar de obsesionarse con esos pensamientos recurrentes que amargan la vida hay que tener un método adecuado, una determinación y una disciplina.

Debajo de los pensamientos obsesivos están los sentimientos subyacentes, los pensamientos son el exterior, los sentimientos el interior.

Debajo de esos pensamientos obsesivos están unos sentimientos que te señalan cuál es tu verdad 

 

Me resuena la ley de la física cuántica así por dentro, así por fuera. 

Aquello que no está resuelto dentro de la persona, se manifiesta en el exterior de la persona: los pensamientos hasta el infinito.

Cuanto vas vuelta se le dé a la cabeza más se mete uno en el fango.

Esto es así porque el problema no está en buscar más información y en darle más vueltas al coco.

El problema está en los sentimientos de aquella parte del yo que no está resuelta. De una serie de programas, ideas, vivencias, creencias establecidas en la infancia cuando el niño no era capaz de pasar todo ello, por una criba para ver si aquello era mínimamente congruente.

Debajo de los pensamientos obsesivos está tu historia familiar y tu sistema de apego

 

Mediante las relaciones de apego, con nuestros padres formamos nuestra identidad, nuestra autoestima.

Sin embargo la mayoría de los padres no está preparados para satisfacer las necesidades emocionales de sus hijos de forma consistente, no por maldad, sino por falta de conocimiento, de preparación.

De esta forma la mayoría de las personas crecen con un apego inseguro, que es la fuente de inseguridad, pensamientos rígidos, obsesivos, etc.

Acostumbrados a este falso yo, creemos creyendo que es nuestra verdadera identidad, personalidad y que llaman la zona de confort.

Por esto la verdad es la única medicina que puede liberar a una persona de la pesada carga de su programación infantil.

Somos energía y la energía de los sentimientos es la de esa programación infantil que se transmite vía los pensamientos recurrentes y obsesivos porque hay una verdad oculta que ha de ser desvelada.

Esa verdad que ha de ser revelada es tu verdadera identidad

 

Los pensamientos obsesivos son solo el síntoma de que hay una basura que sacar, una verdad que desvelar y esa son los programas, creencias erróneas obtenidos en la infancia

Hay que sanear, curar, desprogramar, dejar ir, aceptar todo eso, todas esas creencias dolorosas desde dentro hacia afuera como se cura cualquier herida traumática:  desde dentro hacia afuera

Por tanto, las soluciones son.

1.-Siempre desde la mente inconsciente buscar curar, sanar y dejar ir esos pensamientos dolorosos.

2.- Para diferenciar los sentimientos de los pensamientos. Se ha de hacer siempre desde los sentimientos. Los sentimientos y emociones son fundamentalmente sensaciones corporales. Muchas personas tienen dificultades para expresar sus sentimientos de forma adecuada. Este problema se llama alexitimia.

3.-Hay que conectar con el interior respirando fijándose en las sensaciones corporales, ignorar los pensamientos

4.- Descubrir los patrones subyacentes, los sentimientos de vulnerabilidad “no valgo para nada” “soy un inútil” , “merezco sufrir”.

5.- Aparecerán los famosos mecanismos de defensa del que hablaba Freud en su psicoanálisis y otros llaman el ego

Los mecanismos de defensa, el ego no quiere y te impide ir a la raíz de aquello que te obsesiona

 

Algunos llamar al ego también el narcisista interno y quiere que te mantengas atado sumiso a esos modelos repetitivos de pensamientos obsesivos de ansiedad, preocupación, depresión etc. Es la oscuridad.

Tu ego trata de convencerte que esa ruminiación de pensamientos y sentimientos obsesivos es una protección, un mecanismo de supervivencia que te mantiene atado y esclavizado.

Te impide ascender a un estado de paz, tranquilidad, serenidad que es la luz.

Puedes pasar, ascender a ese estado aceptando, sintiendo, sanando, dejando ir  toda esa energía oscura y sustituyéndola y permitiendo  entrar una luz más pura que te hará ascender a un estado de más paz, serenidad, tranquilidad, gratitud

Un estado que antes no podías imaginar en tu zona de confort.

Tu ego hace que te sientas mal contigo mismo, que te culpes y culpes a otros de tu infelicidad y seas una víctima sempiterna de tus traumas no sanados.

No puede existir ningún avance, ninguna curación sino se reconocen y se quitan estas defensas.

Las defensas, el ego intentará convencerte de que eres malo, que no tienes solución etc, cuando todo eso es mentira, eres hijo de la fuente de la Creación y te mereces una vida más tranquila, más pacífica, mas satisfactoria.

Por eso hay que dirigirse primero a las defensas del ego y descubrir, sanar y quitar esas defensas.

Para más información contacta con el instituto de Psicología Integral Miguel A. Requejo

Para ello pincha en el siguiente enlace o llama op escribe al número whats up 601 20 83 68

 

Deja un comentario