LOS HIJOS DE FAMILIAS NARCISISTAS: EL ABUSO EMOCIONAL

En una familia narcisista el padre o la madre pueden tener el trastorno narcisista, o ambos, aunque en distinto grado. Cuando me refiero a padres pueden sen tanto el padre como la madre

Los padres narcisistas causan un gran daño a sus hijos. Una persona narcisista es incapaz de dar un amor genuino, desinteresado, incondicional. Esto sirve también para cuando se convierten en padres.

Los daños emocionales sobre los hijos criados en una familia narcisista son equiparables a los de crecer en un hogar altamente conflictivo carentes de un verdadero amor incondicional : baja autoestima, estrés post traumático, depresión, ansiedad. trastornos de la alimentación. Y otros problemas mentales.

Tales niños tienen el riesgo de tener problemas en sus relaciones futuras de adulto. Pueden convertirse en narcisistas ellos mismos o sentirse atraídos por otra persona narcisista.

Los padres narcisistas son incapaces de amar y sentir empatía con otro ser humano. Incluidos sus propios hijos. Las familias narcisistas suelen anteponer las necesidades de los padres y o madres a las de sus hijos.

Al crecer sin la empatía de sus padres un hijo carece de una auténtica conexión emocional

Esto lo explican muy bien Stephanie Donaldson-Pressman y Robert M. Pressman  en su libro; Narcissistic Family .Diagnosis and Treatment . Familia narcisista: diagnosis y tratamiento.

Estos autores describen cómo los hijos criados por padre/s narcisistas no tienen sus necesidades emocionales cubiertas.

 

En una familia narcisista se invierten los papeles y los roles.

En vez de ser los padres los que apoyen y den apoyo a su hijo, es el hijo el que tiene que darle cariño a sus padres.

El padre narcisista está solamente interesado en sus propias necesidades, dejando que el hijo crezca sintiéndose inseguro, defectuoso y auto culpándose.

De manera que cuando uno se cría siendo incapaz de confiar en la estabilidad, la seguridad y la equidad del propio mundo, lo hace desconfiando de los propios sentimientos, percepciones y valía.

Los padres narcisistas ven a sus hijos como una extensión de ellos mismos, en vez de como personas individuales con sus propias identidades, personalidades, características, etc.

El rasgo característico más importante de las familias narcisistas es que los padres anteponen sus necesidades emocionales a la de sus hijos, por tanto, los hijos no reciben la validación, el reconocimiento, el amor incondicional de sus padres por lo tanto tienen que luchar por este.

Los padres narcisistas en el fondo están criando y educando a sus hijos de manera que toda gira en torno a ellos.

Las familias narcisistas tienen una vida emocional superficial y su mundo gira en torno a la imagen

En las familias narcisistas los hijos crecen sitiándose vacíos y desposeídos sin saber bien el por qué.

Lo progenitores de familias narcisistas tienen la capacidad de venderse muy bien delante de los hijos y los adoctrinan para que crean que viven en una familia feliz, y todo lo que consiguen será gracias a ellos.

Los hijos en las familias narcisistas son invisibles, ni se oyen si se ven ni reciben los cuidados emocionales.

Desgraciadamente estas normas permiten que los padres no tengan límites con sus hijos y los usen y abusen de ellos según les parezca bien.

La brillante manzana roja con el gusano dentro

“Con frecuencia la manzana se parece a la proverbial manzana roja que tiene un gusano dentro. Su aspecto es estupendo, hasta que la muerdes y descubres el gusano. Puede que el resto de la manzana esté perfecto, pero tú ya has perdido el apetito.”

Stephanie Donaldson Pressman y Robert Pressman

Las familias narcisistas están desconectadas emocionalmente. Pueden parecer sólidas por fuera, pero es raro que se produzca una auténtica comunicación y conexión entre los miembros de la familia, porque los padres están centrados en si mismos, advierte la Doctora Karyl Mcbride.

La familia narcisista es una familia disfuncional.  Los adultos no saben tratar con sentimientos reales y por tanto no saben satisfacer las necesidades emocionales de los hijos.

En una familia enfermiza, como es la narcisista, se invierte los papeles y son los hijos los que acaban cuidando de los padres desde muy temprana edad.

Cuando los hijos no pueden confiar en que sus padres satisfagan sus necesidades no pueden desarrollar un sentimiento de seguridad, confianza y fe en ellos mismos. La confianza es fundamental para un desarrollo sano de la personalidad

Si has crecido en una familia narcisista y has sufrido abusos emocionales ponte en contacto con el Instituto de Psicología Integral

Llama para una consulta por teléfono gratuita al 601 20 83 68 o pincha aquí para contactar

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación así como la aceptación de nuestra política de cookies, ACEPTAR

Aviso de cookies